11 Paradojas del diseño gráfico

Y hoy PululAmos un poco en varias paradojas en relación con nuestro mundillo:

graphic-design

 

 

 

1. No hay malos clientes, sino malos diseñadores.

Nos encanta culpar a nuestros clientes por un trabajo deficiente. Cuando los proyectos no avanzan la culpa siempre es de los clientes, no de nosotros. Por supuesto los malos clientes existen, pero es por el trato que les damos nosotros los diseñadores que convertimos a los clientes en malos. Como diseñadores, tenemos los clientes que nos merecemos.

2. La mejor manera de aprender a ser un buen diseñador es primero convertirse en cliente.

En las pocas ocasiones en que he tenido que pagar por un diseño, he aprendido mas acerca de ser un diseñador, que por cualquier otra cosa que haya hecho. Solo así podemos darnos cuenta de que la mayoría de los diseñadores no somos buenos en lo que hacemos y en como trabajamos. Para muchos clientes, los diseñadores gráficos parecen trabajar bajo en principio del arquitecto héroe de la novela de Ayn Rand “The Fountainhead” : “No tengo la intención de construir con el fin de tener clientes. Tengo la intención de tener clientes con el fin de construir “.Como parte de su formación, todos los diseñadores deben estar obligados a gastar una cantidad de su propio dinero en el diseño gráfico.

3. Si queremos educar a nuestros clientes sobre el diseño, primero tenemos que educarnos a nosotros mismos sobre nuestros clientes.

Siempre oímos decir a los diseñadores “debemos educar a nuestros clientes”. En lugar de educar a nuestros clientes, debemos educarnos nosotros mismos a la manera de nuestros clientes. Entonces – y sólo entonces – los clientes nos tomaran en serio.

4. Si queremos ganar dinero como diseñadores gráficos, debemos concentrarnos en el trabajo – no en el dinero.

Siempre que tenemos proyectos de diseño “sólo por el dinero,” siempre ha ocurrido un desastre. Cuando ponemos dinero en primer lugar y en segundo el trabajo, terminamos con un mal trabajo y un balance aún peor. Esto no quiere decir que los diseñadores no deben ser adecuadamente remunerados por su trabajo, o que los diseñadores no deben ser financieramente inteligentes (por lo general son los clientes). Pero el motivo primario del diseñador tiene que ser la calidad del diseño y no el costo de este. Cuando el foco está en el dinero, el trabajo suele ser deficiente.

5. Para los diseñadores, las habilidades verbales son tan importantes como las habilidades visuales.

Dado que el diseño gráfico se explica por sí mismo, los diseñadores pueden ser perdonados por pensar que la necesidad de proporcionar una justificación verbal de su trabajo es importante? Sin duda. El trabajo debe tener éxito en sus propios méritos, sin necesidad de promoción de un diseñador? VERDADERO. Raro es el cliente que no quiere una explicación de cada aspecto y de cada pieza de trabajo creativo que encargó. Si no podemos hablar de nuestro trabajo de forma clara, racional y de manera objetiva – libre de toda jerga – entonces no debemos sorprendernos cuando nos encontramos con un rechazo.

6. Las ideas por lo general no fallan porque sean malas, sino porque están mal presentadas.

La capacidad de presentar una idea es tan importante como la idea misma. La cosa más importante que debemos recordar la hora de presentar el trabajo a los clientes es que están aterrados ante la perspectiva de lo que vamos a mostrarles. Para los clientes, encargar un diseño es como entrar a una sala de muebles para comprar un sofá y que el vendedor le diga, “Claro, le puedo vender un sofá, pero no se lo puedo mostrar “¿Quién ha gastado dinero en algo que no podía ver? Sin embargo, esto es precisamente lo que pedimos a nuestros clientes a hacer cuando nos encargan un trabajo.

7, “Soy un profesional y soy el mejor.”

Los diseñadores que usan este argumento son los diseñadores no profesionales. Los diseñadores dicen a menudo: “Nadie le dice a su doctor qué hacer, así que ¿por qué he de aceptar que me digan que hacer?” Pero el mito de la omnipotencia profesional ha sido desmentido. Ya no aceptamos que los médicos, los abogados y los plomeros tienen el monopolio sobre el conocimiento. Hable con cualquier doctor y ellos le dirán que la gente entra en sus salas de consulta, armados con la información descargada de Internet. Durante mucho tiempo hemos aprendido a cuestionar y desafiar la opinión de expertos. ¿Por qué los diseñadores deben ser la excepción? Cualquier persona que utiliza el “Soy un profesional por lo tanto usted debe aceptar lo que digo” ha perdido todo argumento.

8. “Todos los buenos puestos de trabajo van a otros diseñadores.”

No es cierto: de hecho, casi todos los puestos de trabajo no son ni buenos ni malos en un principio. Nos engañamos si pensamos que sólo otra gente consigue buenos empleos y sólo nos tocan las sobras. La verdad es que casi todos los trabajos comienzan donde mismo, y son nuestras respuestas como diseñadores las que determinan el éxito o fracaso de cada trabajo. No hay proyectos buenos o malos en el diseño, sólo buenas o malas respuestas. Los buenos proyectos se hacen no se encuentran. A menudo los diseñadores dicen que quieren cambiar de empleo, ya que sólo tienen “pésimos proyectos para trabajar “. Sin embargo, cuando vemos en lo que habían estado trabajando, por lo general tenían buenos puestos de trabajo.

9. La mejor manera de conducir un estudio ese ser dominante y contundente.

De hecho, lo opuesto es la verdad. Los diseñadores que dirigen estudios o equipos de trabajo a menudo piensan que tienen que conducir desde el frente. Piensan que tienen que dominar. Piensan que tienen que tomar la responsabilidad para todo. De hecho, lo opuesto es lo cierto. Los buenos líderes de los equipos de diseño dirigen desde atrás. Permiten que otros brillen. Cuando los diseñadores se les permite brillar, brillan con más intensidad.

10. Si no creemos en nada, no hay que preguntarse entonces por qué nadie cree en nosotros.

En un mundo sin principios, la gente respeta a los que tienen principios. Hacerse pasar por un arrogante es una manera pobre de ser un diseñador gráfico eficaz. De hecho, defender lo que creemos – la ética, la moral, las normas profesionales, las preferencias, incluso estética – es la única manera de producir un trabajo significativo. Por supuesto que no vamos a ganar siempre, pero vamos a ganar con más frecuencia que el diseñador que no cree en nada. Hay innumerables maneras en que podemos demostrar integridad profesional – el único error que podemos hacer es no demostrar ninguna.

11. Cuando un cliente dice – “Usted tiene libertad creativa completa”, nunca se refieren a darnos libertad creativa completa.

Para todo lo que les mostramos, siempre le encontraran algún problema. Sucede todo el tiempo.

Tomado y traducido libremente del articulo “Eleven Graphic Design Paradoxes” escrito por Adrián Shaughnessyen The Design Observer Group.