En el medio hay virtud

En el medio hay virtud

 

En el medio hay virtud

El “Me Gusta” de Facebook puede ser considerado un indicador de popularidad, y suele tener una influencia positiva en otros usuarios. Así que nos haría pensar que entre dos páginas la más valorada es la con más Me Gustas, pero no es siempre verdad. “In medio stat virtus”, como decían los filósofos medievales, o sea en el medio hay virtud. Parece que este concepto tendría que ser aplicado a las fanpages porque desde hace poco ha salido un estudio llevado a cabo por la Universidad de Cambridge que ha comprobado científicamente que el numero de Likes que tiene una página influye hasta un punto determinado. De hecho algo ocurre cuando las cifras de los agradecimientos sobrepasan determinado umbral, porque la percepción de los usuarios deja de ser tan positiva.

Los datos fueron presentados durante la Social Media Week de Londres y la preocupación de muchas agencias y marcas era haber amasado grandes comunidades de fans y no estar llegando al público que realmente les interesaba.

Para el estudio, se creó en Facebook una fanpage de una marca inventada, Ashwood Furnishings, supuestamente con 150 años de historia y planes de expansión en el mercado internacional. Después se presentó la página a 600 personas de EEUU. Todos vieron la misma página web, excepto por el número de “Me Gusta”, que tenía variaciones de dos millones de uno a otro. Se constató que cuantos más Likes tenía la página mejores valoraciones recibía en términos de interés, confianza, consideración y recomendación o importancia. Se comprobó también, que los encuestados percibían un precio más caro de los muebles al crecer el número de los fans de la página. Así que se ha monstrado como el efecto positivo que tiene el número de Likes en la percepción de la marca va decreciendo gradualmente a partir de los 200.000 fans, donde las personas se mostraban más desconectadas. Además se han detectado diferencias de género: las mujeres son más receptivas y tienen respuestas más positivas que los hombres en general. En más, los usuarios que pasan más horas en Facebook son más propensos a dejarse influir por el número de fans. Razones de este conducta pueden ser porque los fans entienden que su voz no va a ser oída en medio de una multitud tan numerosa o porque se sienten una parte muy pequeña dentro de una comunidad tan inmensa.

Así que la compra de Likes ya está obsoleta. Y por eso, se señalaba cómo muchas empresas estaban dando un paso atrás e intentando limpiar su lista de fans de cuentas falsas. Hasta el propio Facebook también está intentando solucionar este problema con el lanzamiento del botón “Follow” (seguir) que apareció desde poco tiempo, para captar a un público de verdaderos aficionados.