Google. Cómo hemos cambiado.

socio certificado adwords

Google, el buscador por excelencia, ha cambiado las maneras y modos de trabajar de todas las agencias del mundo desde que se estableció como tal. Ha modificado la manera de publicar en webs, de trabajar con el contenido y de cómo ser relevantes. En el siguiente gráfico vemos un resumen de todos los cambios producidos en su algoritmo, hasta hoy:

Visual_History_of_Google_Algorithm_Changes

 

En una primera instancia, Google le otorgaba una importancia tremenda a los enlaces que recibía una web, entendiendo que si alguien apuntaba a tu dominio, éste era relevante  y merecía estar en primer lugar. ¿Recordáis aquellos años en los que había páginas pobladas de keywords y enlaces apuntando a un sitio de internet? Aquella fue la triquiñuela más obvia y llamativa  para engañar a Google. Una práctica que, junto con otras, se reunieren bajo la designación de Black Hat SEO. Estamos en el 2003

Desde entonces, y hasta nuestros días, el buscador ha ido afilando sus armas hasta ser capaz de elevar en su ranking a aquellos sitios más destacados pero siempre evitando ser engañado. En el 2004 se les dio una patada a todos aquellos “textos invisibles”, términos de búsqueda relevantes que compartían color de fuente con el del fondo. El visitante no los leía, pero Google sí.

Las granjas de enlaces, o directorios, perdieron su poder en el 2011 así como se le dio más énfasis al contenido fresco y nuevo. Larga vida a los bloggers, a los lugares actualizados y a los que cuentan con información del día a día.

En el 2012 se puso fin a una práctica que muchos consideraban prioritaria en la migración de su marca a internet: contar con un nombre de dominio que tuvieraá, tal cual, los parámetros de búsqueda del sitio. Se acabó www.comprar-zapatos-rojos.com. Si Google detectaba que esa web era de mala calidad, de nada servía nombre.

“¿Títulos que incluyen los términos de búsqueda de tu producto, granjas de enlace, contenidos de baja calidad? Eso ya no vale para Google.”

Ya en el 2013, Google se centró en los contenidos, ganando más fuerza que nunca las entradas en webs con la información bien organizada e intersante para el lector, lo que sumado a la importancia de tener una página actualizada, consiguió que todas las empresas comprendieran la necesidad de contar con una bitacora corporativa.

¿Y a dónde nos llevará el futuro? Eso sólo lo sabe el buscador, pero está claro que para estar de primero en Google se ha de seguir trabajando duro en los contenidos de cada rincón de nuestro sitio, actualizarlo y ser más relevantes que nuestros competidores. Siempre pendientes a la revolución que supone cada cambio en el algoritmo.



Escribir un comentario