Identidad corporativa: ¿Tiene estilo mi empresa?

Identidad corporativa: ¿Tiene estilo mi empresa?

 

Identidad corporativa: ¿Tiene estilo mi empresa?

Todos contamos con una serie de rasgos , ya sean físicos o personales , que nos individualizan y distinguen de los demás.  Y es que, cómo ya  anticipábamos en el post  ¿Cuánto tiempo dedicas a vestirte? , el estilo nos proporciona un carácter propio.  La cuestión ahora es cómo queremos que nos vean, ya que nuestro aspecto puede ser juzgado  de manera constructiva (positiva) o de modo destructivo (negativo).

Si trasladamos el estilo a una empresa,  podríamos decir que lo que se denomina estilo corporativo es la imagen que los clientes/usuarios tienen de ella. Esa manera de mostrarse al público debe ser lo más coherente posible y ha de estar recogido en un manual de Identidad Corporativa, que permita unificar criterios y normalizar el manejo de nuestra imagen.

Ahora bien, ¿de qué se compone un manual de Identidad Corporativa?. Básicamente se reduce a dos grandes grupos, los identificadores básicos y las aplicaciones.

1. Dentro del primer grupo vamos a encontrar:

· Diseño del Logotipo

· Colores Corporativos.  El color es un elemento más de comunicación ya que nos aporta información y  nos genera sentimientos. En este caso los colores utilizados para esta imagen corporativa son el negro y el naranja. El naranja es un color cálido y nos transmite sensación de calor, por lo que encaja perfectamente con la  cercanía que queremos transmitir. El naranja también es un color típicamente relacionado con la comida, con lo cual es muy usado en logotipos de empresas de hostelería, catering, etc… Combinado con el negro, que  expresa elegancia y formalidad, conseguimos un efecto de poder y energía.

· Tipografías Corporativas. La tipografía es un complemento de nuestra imagen. Una mala elección de ésta puede modificar el significado de la imagen. La tipografía corporativa  usada para este ejemplo es una tipografía neutra, sin serif (sin remate), lo que la hace más pura, clara, y directa.

· Planimetría,  Áreas de aislamiento y Tamaño Mínimo del Logotipo. Sobre una retícula o cuadrícula se detallan las medidas y proporciones exactas de cada uno de los elementos que componen la identidad corporativa. Este paso sirve para evitar el uso distorsionado del logotipo, independientemente del tamaño o del medio en el que se vaya a reproducir.

· Versiones del logotipo. Usos correctos e incorrectos. En este apartado se muestran algunos ejemplos  de cómo se aplica el logotipo correctamente y como NO se debe aplicar nunca.

2. Dentro del segundo gran grupo de un Manual de Identidad Corporativa están  las aplicaciones. En las aplicaciones, podemos encontrar una gran variedad de soportes que pueden ir desde la papelería corporativa básica hasta uniformes de trabajo, pasando por anuncios en prensa, rotulación de vehículos, presentaciones para pantalla de ordenador, y un largo etcétera.

 

·  Papelería Corporativa. La aplicaciones de papelería corporativa varían según las necesidades de cada empresa. Lo más habitual es encontrarnos el diseño de la  hoja de carta, tarjeta de visita y sobre corporativo.  Aunque dependiendo de nuestros requisitos, podemos disponer de un tarjetón, hoja de fax, dossier, invitación, hojas de comunicación interna, carpetas, etc.

· Publicidad. Ejemplo de inserción en prensa.

· Arquitectura Corporativa. Dentro de un manual de identidad corporativa también podemos encontrar el diseño de espacios como stands, locales comerciales u oficinas.

Una buena identidad corporativa nos permite ahorrar costos,  ya que  proporciona una estandarización de todos los elementos que la componen. Además,  su correcta aplicación hace que el público reconozca antes a la empresa, la posicione en su mente y, por tanto, la acerque más al éxito.