La marca como inversión

36300096152_4385c335b4_b

¿Por qué invertir en la marca?

No te vamos a convencer, lo vas a razonar tú solo, ya lo verás.

Toda empresa requiere de inversiones en numerosos aspectos en función del sector: equipos tecnológicos, software, instalaciones quien las necesite, vehículos, proveedores de servicios varios, materia prima, personal, formación… infinitos temas que se suman a la lista. Hay un tema igual o más importante que cualquiera de los anteriores en el que no muchas empresas invierten que es la marca.

La marca si es conocida primero y deseada después por el público se transforma en un valor para cualquier empresa. Se convierte en la garantía que el público necesita sobre el producto o servicio, solamente con presentarse por su nombre y con su traje es suficiente para aportar calidad y credibilidad.

El nombre y el traje son un conjunto de elementos algo más complejos que se construyen con el tiempo. Por un lado la parte intangible, la más compleja pues es la personalidad de la empresa, la manera de actuar, de hacer, de comunicar, de transmitir y de responder. Por otro lado la parte tangible de la marca, con el nombre mismo; el logotipo con la forma que adquiera: logotipo, logosímbolo, logotipo más símbolo o símbolo solo; el sistema de marca propio: la tipografía, los colores, el estilo verbal y visual. Ambas requieren mucho cuidado, coherencia y constancia. Cuando forman un conjunto coherente y se mantienen en el tiempo se tiene la base de una marca.

Disponer de una marca que sea conocida y reconocida por el público como esas que acuden a nuestra mente como top of mind, es lo que toda empresa quiere, y no diremos que es difícil, pero sí que exige trabajo e inversión. Si visualizamos a la marca como el vehículo para hacer un viaje, y el viaje como la trayectoria de la empresa, ese viaje será más cómodo o fácil cuanto mejor sea el vehículo, es decir la marca.

No hay medio de transporte que no requiera un mantenimiento y en el caso de la marca sucede exactamente lo mismo. Cuanto más se invierta en ella, más definida esté, mejor sea a nivel gráfico y mayor mantenimiento se le haga más potente será para alcanzar los objetivos y destino de la empresa.

En el caso de la empresa es ella misma la que se construye su medio de transporte. Debe partir de un buen proyecto: producto o servicio y poseer:

  • una filosofía y modo de hacer propios,
  • una marca gráfica de calidad,
  • un sistema de marca distintivo,
  • un plan de comunicación
  • los soportes de comunicación adecuados

El objetivo es generar una experiencia de marca recordable, única y diferente en las personas.

Todo esto se traduce y plasma en el branding y en la gestión de la marca para tener el mejor medio de transporte. En caso contrario, cuando el medio de transporte es malo, no tiene potencia, sufre averías en el camino, puede dejar a la empresa tirada.

¿Ahora crees que invertir en tu marca es una buena idea? En sucesivas entradas del blog te desgranaremos cómo construir o cómo transformar tu actual medio de transporte en el mejor para tu empresa. No dudes en visitar otros posts interesantes de nuestro blog como Diseño y desarrollo en Magento 2 para tu farmacia online o ¿Merece la pena Google Adwords para mi negocio? ¿Es mejor el SEO?



Escribir un comentario