Es una apuesta de futuro, pero también una apuesta que ya ha dado sus frutos, como pudimos comprobar en los últimos Premios Goya. ‘Arrugas’ y ‘Birdboy’ consagraron la importancia que tiene en A Coruña este sector dónde se dan la mano el arte y la industria