Partiendo de la base de que las etiquetas en las obras creativas más que definir, limitan, se puede llegar a la conclusión de que no es bueno clasificar las creaciones en géneros que las encorseten y llenen de prejuicios al espectador de tales obras.